Prepara la mesa para una cena formal

decoracion-mesaUna excelente cena no implica necesariamente un éxito garantizado, depende de otros factores: presentación de la mesa, una conversación agradable y cordial para que nuestros invitados se sientan cómodos, distribución de los comensales,..

Esos detalles requieren una planificación diferente dependiendo del tipo de cena, no es lo mismo la preparación de una cena informal (comida tipo picoteo) que una cena formal. A continuación se detalla cómo preparar la mesa para una cena formal.

  • La distribución: es importante que el anfitrión conozca los gustos de sus comensales y los elementos en común entre ellos a la hora de su distribución para que facilite una conversación amena y cordial entre ellos, alternando si fuera posible un invitado de cada sexo. Hay que impedir que ningún comensal se sienta solo. El anfitrión siempre preside la mesa. La mesa tiene que ser suficientemente grande para que los comensales dispongan de unos 70 cms entre cada uno, ampliando esta medida si utilizamos sillas con brazos. Actualmente el mercado de mobiliario auxiliar incorpora mesas extensibles para estas ocasiones ocupando el mínimo espacio.
  •  El ambiente y decoración mesa:  Tan importante es el espacio como el lugar, dependiendo de la época del año podemos optar por realizarla en el jardín, terraza o en el salón. La luz tiene que ser la justa. Dependiendo de la mesa colocaremos un centro de flores (si es rectangular un centro alargado, si es redonda un centro redondo y pequeño), jamás usaremos jarrones ó centros de mesa altos que dificultan la visión y por tanto la conversación con nuestros invitados.
  • El Mantel: La mesa siempre deberá estar cubierta por un mantel clásico (color blanco o pastel)  para resaltar los elementos que coloquemos en la mesa, prohibido utilizar colores estridentes: rojo, amarillo,…
  • La Vajilla:  La regla de oro es que antes de invitar contar el número de piezas de la vajilla, que todos los platos esten en perfecto estado de uso y limpieza, utilizar tantos como sean necesarios, y colocar la vajilla con los dibujos orientados en la misma dirección. Colocar a  la izquierda del comensal el platito del pan.
  • La Cubertería: Comprobar que haya cubiertos de más y que estén bien limpios (tenedores y cuchillos). Sacar tenedores de tres puntas para el pescado y de cuatro para la carne. Si hay entrante utilizaremos cubiertos más pequeños. Los cubiertos jamas se deben de interponer entre plato y copa, y se deben de colocar de tal forma que los que están más alejados del plato son los primeros que se usan.  El cuchillo se coloca con el filo mirando al plato y se situa junto con las cucharas a la derecha de este (la cuchara queda en el extremo exterior), el tenedor siempre a la izquierda del plato. Todo los cubiertos se alinean con el plato. No sobrecargar la mesa con más de tres tenedores por servicio, es preferible incorporarlos con la comida correspondiente (cubiertos pescado, carne, postre,…).
  • La cristalería: Comprobar que no este rayada o saltada.  Se coloca en el siguiente orden de izquiera  a derecha, copa agua, copas de vino tinto y copa de vino blanco (colocados frente al plato y situando la copa de vino blanco delante del cuchillo del plato principal). Las copas de licor o champagne se sacan cuando el resto de la cristalería se haya retirado.
  • Las Servilletas: Se suele colocar encima del plato, a la izquierda del primer tenedor o plegada en la copa. Si se dispone de un menu que contenga sopa evitar poner la servilleta encima del plato. La servilleta debe de estar plegada, el comensal es el único que puede desplegarla. No colocar servilletas de papel, siempre de tela y coordinada con el mantel.

No olvidemos coordinar todos los elementos anteriores: mantelería, vajilla, cristaleria y cubertería.

PEQUEÑOS CONSEJOS:

Evitar conversaciones relacionadas con politica, religión, sexo o incluso fútbol. No rehusar el comer de ningún plato, si no nos gusta por lo menos lo probaremos. No dejar que nuestro invitado coma solo (ir a su ritmo, el anfitrión debe de terminar a la vez que sus comensales). No pasar saleros, botellas,… distribuirlo de tal manera que facilite al acceso a los comensales, o que quede a disposición del anfitrión. No colocar ceniceros en la mesa hasta la hora del café. Si optamos por poner candelabros en los extremos de la mesa no encender las velas. Si a algún comensal se le cae la servilleta o algún cubierto al suelo se lo retiramos y le sacamos uno limpio.

En los detalles esta que el resultado de nuestras horas de esfuerzo en la cocina den resultado convirtiendo una exquisita cena en una magnifica velada. Estas preparado para organizar una cena formal?